Gran parte de la buena o mala salud de una persona se basa en su alimentación. Los alimentos precocinados, las grasas saturadas o la falta de nutrientes pueden afectar a nuestra salud de manera muy negativa. Por el contrario, una alimentación que cuente con todos los nutrientes que necesita nuestro cuerpo repercutirá de una manera positiva en nuestro organismo y notaremos de inmediato los beneficios de una alimentación sana. Algunos de estos beneficios son:

  • Mantenimiento de un sistema inmune. Es imposible anular totalmente el riesgo de enfermedad, pero los niveles de riesgo caen en gran medida en personas que tienen una alimentación saludable. Un cuerpo sano es capaz de luchar contra todo tipo de virus de manera eficaz.
  • Mejora la calidad de vida. Dolores estomacales e infecciones suelen venir provocadas por la alimentación, manteniendo una dieta a base de productos saludables evitaremos este tipo de dolencia.
  • La dieta sana te aporta energía. No solo los azúcares aportan fuerza a tu organismo, los hidratos y las proteínas también te aportan energía necesaria para pasar el día.
  • Comer bien alarga la vida. Con comer bien no nos referimos a ingerir alimentos de un solo tipo, como recomiendan muchas dietas, de lo que se trata es de dar al organismo todo lo que necesita, desde hidratos a grasas. Si la nutrición entrante está compensada tendrás más posibilidades de vivir más años.
  • Junto con la práctica de ejercicio regular, la alimentación permite que el peso se mantenga a raya. Si no quieres subir de peso debes mantener una dieta equilibrada. Recuerda que el sobrepeso trae consecuencias que pueden ser nefastas para la salud.
  • La alimentación no solo tiene consecuencias físicas, las personas que llevan a cabo una dieta saludable suelen reducir el riesgo de sufrir enfermedades psíquicas como el estrés o la ansiedad.
  • La principal causa de muerte en el mundo es el accidente cardiovascular. La comida sana genera un corazón sano, por el contrario, si seguimos una dieta rica en grasas saturadas y azúcares estaremos poniendo en riesgo el funcionamiento de nuestro órgano vital.
  • Las comidas pesadas provocan que el sueño sea pesado y ligero. El sueño es fundamental para un correcto descanso, por lo que la dieta debe permitir que la fase de sueño sea correcta y no interfiera en un descanso óptimo.
  • Otra de las enfermedades que está muy relacionada con la alimentación es la osteoporosis. Con el tiempo los huesos se van desgastando, el calcio ayuda a que los huesos se mantengan sanos y fuertes.

Si sigues una dieta sana y quieres explicarnos cuáles son sus principales beneficios, puedes hacerlo en la sección de comentarios del blog.