De una forma u otra a todos nos encanta comer, es un estímulo para todos nuestros sentidos, ya que solamente un único plato es capaz de despertanos muchos sentimientos y sensaciones.

Ahí es donde está la verdadera mágia que puede hacer un plato por nosotros y donde de verdad se despierta ese gusto nuestro por comer y por deleitarnos con la comida.

Esta es la bese donde se crea un verdadero chef, aquel que sabe llegar de todas las maneras posibles a sus comensales únicamente mediante sus platos, jugando con todo tipo de cosas.

O bien pueden jugar con los sabores, o muchas veces con los colores para dar un mejor toque visual, o con las texturas de las comidas…

Existen multitud de técnicas e ideas inovadoras que harán que comer sea toda una grata experiencia.